Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 19 de agosto de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Mónica Elisabeth Sacco
La Falda - Argentina
Porteña emigrada al interior, escribo cuentos y novelas policiales por el placer y el desafío intelectual de hacerlo. A caballo de dos siglos, amo la ópera, el ballet, el jazz y el R&B, aunque gracias a mi hija adolescente descubrí a Coldplay y Oasis, entre otros. Leo ciencia-ficción (Clarke, Herbert, Asimov, Sturgeon, LeGuin, Cherryh, Silverberg, Dick, Smith...), policiales (Poe, Camilleri, Hammet, Chandler, Manning, Doyle,Martin, Borges, Bioy Casares...), los viejos y queridos clásicos y hasta las páginas amarillas en caso de emergencia.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Noviembre 2010
Comisario Martello - CAPITULO 19
Comisario Martello - CAPITULO 17
Comisario Martello- CAPITULO 18
Comisario Martello - CAPÍTULO 15
Comisario Martello - CAPITULO 16
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

04/02/11 | 17:03: MONINA dice:
Hola, te felicito por todo lo que expusiste, todo me gustó mucho, me encantaría contar con vos en mi grupo de amigos, es por eso que te invito, puedes promocionarte exponiendo tus poesías o escritos o tus sentimientos o tus sueños, te elegí además por ser de Argentina, me encanta valorar a nuestros poetas argentinos, no escribo pero me gusta leer poesías, reflexiones, frases, cuentos, relatos, textos breves, de todo un poco, por eso si querés formar parte de mi grupo de amigos: “PUNTO DE ENCUENTRO AMIGOS DE BS.AS”, si gustás conocernos, también podés decirle a alguien de tus conocidos o amigos, si quieren ser nuestros amigos y al igual que a vos si quieren mandarnos algo sobre:"El Verano", "Las vacaciones", "La playa", "El mar", "La Amistad", "Los Amigos", "El amor", "Estar enamorada" o que tengan que ver con estos temas y quieran además tener nuevos amigos, tener una linda amistad duradera, fiel e incondicional, si apostás a la Amistad y aceptás comprometerte con ella, te invito a que transites nuestro camino de la Amistad con nosotros a cambio te ofrecemos toda nuestra amistad, estar en las buenas como en las malas, ser una buena compañía a través de mensajes, Chat o en encuentros de grupo en salidas varias, nuestro lema es: “Unirnos por la Amistad” Creemos que es un pequeño y humilde aporte para “La Paz en el Mundo”, dale aceptás? Te estaremos esperando con toda la buena onda y amistad por siempre y yo con los brazos abiertos virtualmente y quizás algún día en persona para darte la bienvenida! Yo soy de Temperley, Buenos Aires, psicopedagoga Coord.Gral.: MONINA Para Suscribirse: puntodeencuentroamigosdebsas-subscribe@gruposyahoo.com.ar
19/09/10 | 10:36: Silvi dice:
¡Me encanta Martello!
19/09/10 | 10:32: Jorge dice:
Muy buena la novela y el reflejo de la sociedad provinciana. ¿Vas a editarla?
Vínculos
Policial Argentino: El altillo de la Novela
Policial Argentino
Meridiana
Palabras Escritas. Vol.6 Palabras Escritas. Vol.6
Revista de Integración Cultural

"Palabras Escritas" que fuera un sueño de don Augusto Roa Bastos continúa caminando... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

AquellosPoliciales


Cuentos y novelas: clásicos, negros, humorísticos, pero siempre policiales


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Comisario Martello - CAPÍTULO 15



Gracias a Dios, el fin de semana había pasado rápido. Con tanto ajetreo criminalístico, Martello había estado a punto de olvidarse del operativo "Festival". Menos mal que Bustos lo había llamado para preguntarle por los agentes destinados al predio. Volvió corriendo a la Regional, sacó las planillas de abajo de una pila de papeles, armó los turnos y despachó a los uniformados justo a tiempo para la entrada del intendente. Tuvo que hacer acto de presencia y aguantarse el desfile de las delegaciones vestidas con trajes típicos, al ritmo del pericón nacional. Durante esos dos días, el público se empachaba de danzas folklóricas, choripanes y empanadas, todo bien regado con tinto bien helado, y amenizado por conjuntos tradicionalistas que desgranaban zambas y chacareras entre presentaciones de los ballets y para deleite de la concurrencia. El comisario tuvo que ponerle cara de perro a un par de efectivos que, enfervorizados con pasión telúrica, aullaban a voz en cuello la "López Pereyra".

Martello se comió un choripán a las tres y media de la mañana del sábado y a las cuatro se le incendió el estómago. Tuvo que esperar hasta las ocho a que abriera la farmacia de turno, para comprar un sobrecito de sales efervescentes, porque hasta los kioskos estaban cerrados. A las nueve, mandó a un agente a comprarle una tira de antiácidos. A las diez, empezó a pensar seriamente en comprar un balde de ranitidina, tal era el dolor de estómago. A las once, rendido ante lo inevitable, vomitó. Corrió a mirarse al espejo para comprobar que tenía todos los órganos en su lugar, y verificar que el exabrupto gástrico había vapuleado más su dignidad que su apostura.

El domingo transcurrió en similares condiciones al sábado, a excepción de las ingestas del comisario, que se mantuvo prudentemente alejado de las viandas autóctonas y optó por un pebete de jamón y queso y agua mineral sin gas.

La cuenta final dio cinco demorados por ebriedad, dos por riña callejera y cuatro por amigos de lo ajeno. Nada digno de salir en los diarios, más allá del "renovado éxito que se repite año a año, cada vez con más participantes de primerísimo nivel", como insistía el locutor y maestro de ceremonias. El festival terminó a las diez de la noche; a las once y media, el predio quedó vacío y cerrado, y el personal policial constituído en el lugar, se retiró bien pasadas las doce de la noche.

Martello estaba muerto de hambre cuando se subió al auto. Con un hilo de esperanza, llamó a "El Belvedere".

— ¿Me vas a dar de comer? — preguntó al escuchar la voz de Magda.

— Si te disculpás por tus pésimos modales telefónicos...

— Tengo hambre. No puedo tener buenos modales.

— Está bien, por esta vez te perdono.

Magda le puso delante un plato pantagruélico de ravioles verdes. El relleno de calabaza y mascarpone era suavísimo, y la salsa de hongos, perfecta, pero él pudo apreciar el conjunto sólo cuando hubo devorado la mitad de la porción. A salvo de la inanición, se sintió en condiciones de comportarse socialmente.

—¿Cómo anduvo el fin de semana?

— Como la mona. Con el chiste del festival, se quedan todos metidos ahí adentro, embuchándose empanadas fritas en grasa y sandwiches de chorizo — Magda suspiró y se removió en la silla—. Voy a cerrar. Hasta diciembre por lo menos.

— Está muy duro, ¿no?

— Ya no puedo seguir cubriendo los gastos. Estoy perdiendo plata.

Él asintió meneando la cabeza.

— ¿Y mientras tanto, qué vas a hacer?

— No sé. Darme una vuelta por Buenos Aires, supongo. Actualizarme, ir a los restaurantes de moda a ver qué se come... Conseguir un comprador para "El Belvedere"...— lo dijo mirándolo desde debajo de las cejas.

— ¿Querés vender? — él preguntó y no supo porqué se le había hecho un nudo en la garganta.

— No funciona. O yo no sé hacerlo funcionar — ella dejó pasar un silencio y continuó—. Cuando empecé con el proyecto, todos con los que hablé se llenaron la boca hablando del éxito que tendría un lugar así; que la ciudad necesitaba de estos emprendimientos; que la gastronomía local ya no daba para más... Todos esos vinieron a la inauguración a comer gratis y nunca volvieron. Y ya ves: siguen prefiriendo el asado, las empanadas y el vitel thonné...

— Y no te olvides del pollo al champignon...— intercaló él como para cortar el clima denso que se había generado.

— No, no me olvidé— ella sonrió de costado —. En fin: por lo menos, la propiedad conservó el valor inmobiliario. Entre eso, y la venta del equipamiento gastronómico, puede ser que salga sin perder tanto.

Martello no la miraba y sabía que Magda no lo miraba. La siguiente pregunta la hizo sin pensar.

— ¿Cómo compraste la casa?

— Gaudet se ocupó de buscarla. Él fue uno de los que me convenció de invertir acá.

La mención del empresario le provocó un pinchazo de remordimiento. Con tanto finado al voleo, había dejado de lado la investigación de su asesinato. Tenía la excusa del estudio de ADN, pero eso no lo disculpaba. Se prometió retomarla al día siguiente, sin falta. Aunque también estaba pendiente el asunto de Saguie. ¿Cuándo carajo le mandarían más oficiales? Había pedido un subcomisario que reemplazara al que había sido transferido justo antes que él se hiciera cargo del puesto, y todavía se lo debían. Sacudió la cabeza y volvió a la conversación.

— Bueno, por lo menos Gaudet venía a comer...

Magda torció la boca, encogió un hombro y meneó la cabeza, y él trató de arreglar la metida de pata que acababa de cometer sin conocer el motivo.

— ...Yo vine invitado por él...

— Me acuerdo—  ella le dedicó una mirada dulce—. Fue la única vez que no me molestó que Gaudet me hinchara las pelotas con sus recomendaciones, sugerencias y pedidos fuera de carta.

¿Le había parecido a él, o cada vez que nombraba a Gaudet, los ojos de Magda se ensombrecían? Deshechó la idea y le tomó una mano por encima de la mesa para hacerle la siguiente pregunta.

— ¿Entonces... te vas? — había mucho más que eso en la pregunta.

Ella lo miró y los ojos se le volvieron de oro líquido cuando le respondió.

— Vivo de esto. Si no puedo vivir acá, tendré que ir a trabajar a otra parte.

Hubo una pausa.

— Te voy a extrañar— murmuró él.

Ella se levantó de su silla y lo abrazó.

— Todavía no me fui.

****

Martello llegó a la Regional más temprano que de costumbre. Había pasado la noche con Magda y conservaba el tacto de su piel en el cuerpo. No habían hablado; nada más se habían encamado casi con desesperación. Él llegó a su casa arrepentido de no haber dicho nada, ni entonces, ni antes. ¿Y qué le hubiera pedido?, se había preguntado mientras se duchaba. No se habían hecho ninguna promesa, se recordó. ¿Y entonces, por qué esa desazón? ¿Qué más quería él que una relación sin consecuencias, que no lo jodiera? ¿No había tenido bastante con Laura? La razón fría le decía que era lo mejor que le podía pasar. Un "touch-and-go", como se dice ahora. Intentó el sarcasmo pero no le salió.

En la Regional todavía no había empezado el habitual barullo mañanero, y pensó que era una buena oportunidad para sentarse a trabajar sin interrupciones y no pensar boludeces. ¿Qué era lo más urgente? Sin duda, la muerte de Saguie. Ahí había metida gente con la que no se jodía, así que tendría que andar con pies de plomo.

Sacó el anotador y empezó a hacer cuentas. El peso pesado había llegado a lo de Saguie a eso de las cuatro de la tarde, cuando el viejo llevaba unas doce horas de muerto. Trató de imaginar las actividades de Saguie durante las horas previas a su muerte. ¿Cómo trabajaría el viejo? Armó un esquema posible: recibía a sus "amigos", los alojaba, les guardaba el auto en la cochera cerrada para evitar indiscreciones que no fueran las suyas. Preparaba la comida: cena, almuerzo, desayuno, aperitivos. El tipo es un buen chef amateur. ¿Entra a las habitaciones a dejar la comida? No, debe dejarla en el recibidor. Toc, toc, la mesa está servida. Después, se dedica a sus aficiones cinematográficas. No se queda mirando: no es un voyeur. Prepara las cámaras, pone los casetes y se va a dormir.

El timbrazo del interno le hizo soltar el lápiz.

— El doctor Ramírez Lynch, comisario— avisó Cáceres cuando le pasó la comunicación.

Lynch tenía la confirmación de sus suposiciones. Saguie había muerto de una embolia pulmonar severa acompañada por hipoglucemia aguda, todo provocado por sobredosis de insulina coadyuvada con un beta-bloqueante. ¿Cuánto demoraban el coma y la muerte en esas condiciones?, quiso saber el comisario y se sorprendió ante la información: diez o quince minutos para entrar en shock hipoglucémico, media hora más para la muerte, seguramente menos gracias al beta-bloqueante.

— ¿La sobredosis hubiera bastado para matarlo?— preguntó mientras anotaba los datos que Lynch le pasaba.

— A lo sumo hubiera tenido una agonía un poco más larga — confirmó el forense.

Los responsables se habían asegurado el resultado.

Antes de cortar, Martello le preguntó si tenía novedades de los resultados de ADN de Gaudet y Lynch prometió ponerse en contacto con el laboratorio.

Martello retomó su anotador. ¿Qué pasó esa noche? El viejo entra en coma por una sobredosis.  El asesino entra a la casa, roba la cámara y los videos. Ahí se da cuenta de que el huésped no está, pero no puede hacer nada y se va con el botín. El que le encargó el "trabajito" putea porque no pudo llevar a cabo todo lo planeado, que incluía joder a su enemigo político. Pero eso era un bonus extra: le basta con recuperar sus propias filmaciones. Todo muy lindo, pero...¿cómo se hace para que alguien que conoce de memoria su medicación, se equivoque y se inyecte "accidentalmente"  una sobredosis?  

Uno, el asesino entró a la casa mediante engaño o por la fuerza, e inyectó personalmente a Saguie. En ese caso, el viejo se hubiera resistido y debería haber alguna señal de violencia en la casa. Pero si el asesino actuó suponiendo que Saguie tenía huéspedes, hubiera sido muy riesgoso: ¿si a los tipos les daba por salir o por pedir algo justo cuando estaba liquidando al viejo? ¿Qué hacía, los liquidaba a ellos también? ¿Aún cuando el que se suponía que estaba de trampa fuese...? No, era una locura. Descartó la hipótesis de plano.

Segunda posibilidad: que el mismo Saguie se hubiera inyectado la mezcla de drogas, sin saberlo. ¿Le habían cambiado las ampollas? ¡Mierda! ¡Por eso no había ni una sola en la heladera! Era más sutil, pero infinitamente más retorcido. Y peligroso, porque implicaba a mucha más gente: el que preparaba la mezcla explosiva de drogas; el que le vendía a Saguie las ampollas adulteradas; el que entraba a la casa a robar; el que se beneficiaba con la muerte del viejo y la recuperación de los videos... ¿Por dónde empezaba?

Llamó a Álvarez. El agente se presentó en posición de firmes, sin hacer contacto visual.

— Álvarez, vaya a todas las farmacias y pregunte si Santiago Saguie les compraba insulina, con qué frecuencia y qué dosis, y si la retiraba él o se la enviaban a domicilio.

Álvarez, compenetrado con su rol de investigador, chocó los talones, dio media vuelta y salió al trote. Mirálo vos al pibe. Estaba esperando una oportunidad. No esperaba que le trajera la información enseguida: en la ciudad había más farmacias que pizzerías.

Golpearon, él dijo "pase" y Cáceres asomó su humanidad cuasiesférica. Entre sus dedos de morcilla, el cabo sostenía respetuosamente un sobre grueso con el escudo de la policía de la provincia.

— Señor — le tendió el sobre —, acaban de traerlo con el correo interno.— El cabo se quedó en posición de firmes, aguantando la respiración mientras trataba de atravesar el papel con la mirada. No sería la primera vez que una reestructuración se circularizara sin aviso previo y que hubiera que dar el pésame al superior que acababa de ser defenestrado epistolarmente.

Martello abrió el sobre fatídico. No era la reestructuración: eran las planillas para los operativos del verano. Por lo visto, los de Central estaban decididos a mostrar que la provincia era un lugar seguro para pasar las vacaciones en familia. El comisario suspiró. De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno. Ya conocía el paño: armaría los operativos y pediría los efectivos y el equipamiento adicionales, que terminarían destinados a alguna localidad más importante. Porque tiene que haber presencia policial en las calles pero ahí en donde se note, no seamos tan salames. Y además, tampoco hay tantos efectivos. Muchos caciques y pocos indios.

Después, cuando los intendentes se quejaran por los robos en casas alquiladas para la temporada, o los bolsiqueos durante los festivales y shows al aire libre; cuando en esos mismos festivales, los borrachos habituales y los "dealers" ocasionales embarraran las respectivas canchas; cuando los accidentes en ruta aumentaran en proporción a la cantidad de visitantes apurados por llegar o por irse; entonces, los funcionarios de Central les tirarían de las pelotas a los comisarios de cada Zonal y cada Regional y los cambiarían de destino, a ver si aprendían de una buena vez.

Martello resopló y revoleó las planillas encima de la bandeja de "Pendientes". Iba a retomar sus anotaciones cuando se acordó del pobre Cáceres, sudando por no saber si seguía a las ordenes del comisario Hugo O. Martello, o si debería aprender al galope los hábitos del nuevo oficial a cargo. Y ya se sabe, más vale malo conocido...

— Es la planificación para la temporada— sonrió y Cáceres se relajó.

— ¿Le traigo un cafecito?

— Bueno, gracias.

Y allá iba el cabo, presuroso, a pasar el dato: Martello seguía al frente de la Regional, por lo menos hasta el final de la temporada. No había terminado de abrir el anotador cuando golpearon de nuevo.

— Pase.

Era Álvarez, con cara de traer información importante.

— Señor, el occiso Saguie no adquiría insulina en ninguno de los establecimientos de la ciudad, porque se la enviaban desde la capital— Martello frunció el ceño y Álvarez interpretó correctamente el gesto —. Desde el Ministerio de Salud de la provincia.

Bien. Resultó tener madera; habrá que tenerlo en cuenta.

— ¿Dónde obtuvo la información?— preguntó, en su papel de oficial de los cuadros superiores.

— En la farmacia Villalba de la avenida. Saguie se tomaba ahí la presión y compraba alguna que otra pavadita, pero los medicamentos se los mandaban desde el Ministerio. Se lo comentó a Abelardo, el encargado.

Las farmacias "Villalba" eran una institución en la región. Había farmacéuticos Villalba desde la época de la colonia, cuando todavía se los llamaba "boticarios". Eran gente respetable, así que no había motivos para poner en duda los datos proporcionados por ellos o sus dependientes.

— Muchas gracias, Álvarez. La información es muy útil. Muy útil — repitió.

Álvarez sonrió y salió con los botones del uniforme a punto de saltarle, de puro orgullo.

El comisario sacó la guía telefónica y empezó a llamar a todos los teléfonos del ministerio, tratando de averiguar varias cosas a la vez. Paciencia: es una repartición pública, se dijo cuando lo dejaron en espera musical por quinta vez. Cuando ya desesperaba de conseguir algún dato que sirviera, una secretaria le tuvo piedad. El Ministerio sí proporcionaba medicamentos, pero únicamente en casos especiales, por lo general derivados por el servicio social.  Obediente, Martello se comunicó con el servicio ad-hoc y se dio de trompa contra la burocracia, en este caso, del estado provincial. Los expedientes no eran públicos. No podían darle información telefónica sobre ningún beneficiario. Cualquier dato que necesitara, debía solicitarse por escrito y en forma oficial. Desesperado por una respuesta, preguntó cómo se obtenían los beneficios. Si deseaba presentar una solicitud, debía hacerlo personalmente y con un formulario que le entregarían en mesa de entradas. El otorgamiento estaba sujeto a las evaluaciones de un trabajador social de la división y de la junta médica.

Sin saber por dónde seguir, llamó a la jueza de paz Iraola, que resultó bastante más ilustrativa que los empleados del Ministerio. Como asistente social, había trabajado en salud y se había encargado en su momento de casos de provisión de medicamentos. ¿Cualquiera podía ser beneficiario? Claro que no: el Ministerio no estaba en condiciones de proveer gratuitamente a toda la población y tampoco era ese el objetivo. Se daba prioridad a los menores; a los indigentes; a personas con familiares discapacitados, con enfermedades terminales o que necesitaban trasplantes; luego venían los usuarios de drogas oncológicas, tratamiento de HIV y de medicamentos importados que no existían en plaza. Todo debidamente respaldado por información sobre situación socioeconómica del peticionante y el paciente, factibilidad de obtención de las drogas y todo el resto de requisitos — biblioratos enteros, pensó el comisario mientras escuchaba y anotaba — .

Y no siempre se concedían, puntualizó Iraola, con cierto retintín irritado en la voz.  ¿Los diabéticos podían ser beneficiarios? La jueza se sorprendió. La insulina era relativamente accesible. Los pocos casos que ella había conocido, correspondían a personas de escasos o ningún recurso económico. Además, los hospitales zonales y regionales podían abastecer la insulina  para esos casos, sin recurrir al Ministerio. Y nada garantizaba la continuidad de las entregas del Ministerio, ya lo sabía ella por los reclamos constantes. Él también lo sabía, gracias a los noticieros. Le dio las gracias y se despidieron.

Así que no era tan fácil hacerse de medicamentos gratuitos proporcionados por el Ministerio. Tampoco se podía estar seguro de que la provisión se hiciera en tiempo y forma, algo de crucial importancia para un insulinodependiente. Saguie no parecía sufrir de estrecheces económicas; tampoco necesitaba medicación difícil de conseguir. Entonces, ¿por qué...? La respuesta llegó solita y sigilosa: Porque alguien le estaba haciendo o pagando un favor. Siguiente pregunta: ¿Quién? ¿Un pinche del Ministerio? No parecía muy probable, dadas las características del servicio. La orden tenía que venir de más arriba. ¿Cuán arriba? De la posición del "arriba" dependían las siguientes deducciones.

En primer lugar,  lo más probable es que el de "arriba" fuera "cliente" de Saguie. Segundo, de alguna manera, sabía de la "información confidencial" que el viejo coleccionaba. ¿Saguie lo habría chantajeado con los videos, así de frente? No parece haber sido su modus operandi. Lo más probable es que vendiera su información a quien la pagara mejor. Y hablando de pagar, ¿dónde estaría la plata? Qué buen punto... Porque la cantidad de videos que denunciaban las marquitas de polvo en los estantes era señal de unas cuantas horas de grabación, a las que sin duda habría sacado provecho. Hasta esta última vez. Fuiste demasiado lejos o demasiado alto, Saguie. Y en cuanto a la plata... Se le encendió la lamparita. ¿Koppf? ¿Por qué no? Una financiera "informal" con dos socios: uno visible, otro invisible. Si esa posibilidad era cierta, ¿qué más sabría Koppf de las actividades de Saguie? ¿Lo suficiente como para que también tuviera buenas posibilidades de convertirse él mismo en cadáver? Una sensación de extrema incomodidad se le escurrió por la entrepierna.  Uno más de quien ocuparse. Espero llegar a tiempo...  

Lamentablemente, había sujetos de los que tenía que ocuparse, con prioridad mucho más alta que Koppf. Por ejemplo, el peso pesado. Un tipo de ese nivel sólo hubiera aceptado una "recomendación" semejante de parte de uno de sus pares. ¿Cuál de todos esos estaba en posición de pedir favores al Ministerio de Salud? Varios, quizás, pero no tantos. Suficientemente influyentes para que el favor se prolongara en el tiempo y en forma ordenada. Los funcionarios iban y venían según el humor político del momento; un empleado del escalafón intermedio se arriesgaba a que lo sancionaran o exoneraran si lo pescaban. Subamos un poco la apuesta. ¿Un intendente? Podría ser, pero tenía que tratarse de uno de importancia, y eso sólo era posible en la capital o alguna de las ciudades ganaderas del sur de la provincia. ¿Quién más? ¿Quién tendría tanta confianza con un candidato firme a la gobernación, como para sugerirle un buen lugar para ir de trampa? El mismo que quería clavarle un metafórico cuchillo entre los omóplatos. Un competidor que quería convertir a su rival en un cadáver político.

Te vas a meter con gente jodida, se dijo. Sin pensarlo demasiado, salió de su despacho, avisó que lo localizaran en el celular, y se fue a la capital.

****

Las oficinas eran un hervidero de gente que corría de un lado para otro con papeles y agendas; que hablaba a los gritos por teléfonos celulares; que traía carpetas de publicidad y encuestas;  más gente hablando por celular; una recepcionista que pedía silencio porque no escuchaba lo que un pobre mortal decía por el teléfono normal. Tuvo que esperar un alto en el tráfico para acercarse a la recepcionista y preguntar.

— ¿Tiene cita con el doctor? — preguntó la mujer con petulancia.

— Avísele que está el comisario Martello— la mujer puso cara de "no" y él se atajó—.  Necesito hablar con él cinco minutos nada más.

Ella lo inspeccionó con cara de "otro que viene a tirar la manga".

— No se trata de una colecta, ni cena, ni rifa, ni beneficio ni nada parecido. Es un asunto personal del doctor.

La tipa levantó una ceja pero llamó por el interno. La respuesta le hizo bajar la ceja.

— Pase al primer piso. El doctor está en una reunión. Lo va a recibir el secretario privado del doctor.

El nivel de ruido del primer piso era sensiblemente inferior al de la planta baja, en parte gracias a la alfombra y los sillones tapizados en pana. Una sucesión de puertas adornaba un pasillo que terminaba en una doble puerta de madera lustrada y tiradores de bronce. Antes de que Martello pudiera acercarse, un hombre de traje y con lentes de marco dorado se le acercó a buen paso.

— ¿El comisario Martello? — el hombre le tendió la mano y el comisario la aceptó —. Soy Gabriel Peralta— se presentó sin aclarar cargos —. Pase por acá.

Entraron por la última puerta del pasillo, a una oficina cómoda y luminosa. Sobre el escritorio se amontonaban teléfonos, carpetas de distinto grosor y lo que Martello supuso eran las muestras de los afiches políticos de la campaña que estaba a punto de lanzarse.

Peralta le ofreció un café exquisito. Se ve que acá toman del bueno. Mientras él paladeaba el café, Peralta avisó por teléfono que ya estaban ahí. El peso pesado entró a la oficina por una puerta lateral que comunicaba con el despacho principal del piso.

—¡Cómo anda, comisario! — le tendió la mano con una sonrisa impecable.

— Bien, doctor. No quiero robarle demasiado tiempo. Imagino que usted ya sabe a qué vengo.

Hubo miradas de entendimiento.

— Gabriel es mi mano derecha. Está al tanto de todo — aclaró el hombre, después de invitarlos a sentarse.

— En ese caso, voy al grano. Santiago Saguie murió por una sobredosis de insulina mezclada con un beta-bloqueante. Las probabilidades de que se haya inyectado por error son muy escasas, salvo que Saguie pretendiera suicidarse, y no creo que ese fuera el caso. Me inclino por la hipótesis del homicidio.

Sus interlocutores se removieron en sus sillones giratorios.

— ¿Qué pasa si... el doctor menciona un nombre y... resulta que no tiene nada que ver con esto? — preguntó Peralta.

— Todos somos inocentes hasta que se demuestra lo contrario— respondió Martello.

— No en política. Supongamos que alguien quisiera asesinar a ese hombre y...

— No es una suposición. Lo asesinaron para obtener algo que él guardaba y que no hubiera entregado fácilmente.

— ¿Qué era eso tan importante que justificaría un homicidio?—  preguntó el político.

— Videos de los huéspedes — lo dejó digerir la idea.

— Qué hijo de puta...— murmuró el hombre, con la cara retorcida de rabia.

— Una de dos: Saguie trabajaba para el que lo mandó matar y lo eliminaron porque ya no les servía; o el viejo estaba extorsionando a quien no se debe y así le fue. Justo en medio de todo, aparece usted, que viene como anillo al dedo para sacarse de encima dos pájaros de un tiro: un proveedor inaceptable y un rival político inconveniente.

Bueno, lo dije. Que ratifiquen o rectifiquen. En medio del silencio que se produjo, un tipo asomó desde la puerta que daba al despacho principal.

— Doctor, disculpe.  La llamada de Presidencia...

El hombre se levantó con un "ya vuelvo" y cerró la puerta tras de sí. Martello se quedó a solas con Peralta.

— ¿Se da cuenta de las implicancias políticas de todo esto? — preguntó el secretario privado, con expresión de muro de Berlín.

— Por completo. Si tengo razón, el doctor tiene una herramienta magnífica para limpiar a su rival y ganar las elecciones al galope. Si además de razón, tengo suerte, quizás consiga un ascenso. Aclaro que no vengo por eso. Si me equivoco, las cosas no pasarán a mayores, políticamente hablando: estas cosas se arreglan entre caballeros. Pero yo soy cadáver, espero que en sentido literario y nada más.

Peralta se lo quedó mirando mientras una sombra de sonrisa le rondaba los ojos.

— Un policía honesto... Creí que ya no quedaban.

— No crea: somos unos cuantos más de los que la gente piensa. Lo que pasa es que no hacemos ruido.

—¿ No siente a veces que le tira margaritas a los chanchos?

— ¿Lo dice por este caso?

Peralta sonrió abiertamente.

— También inteligente... ¿Y me dice que no quiere hacer carrera?

— Me gusta mi trabajo. Lo hago de corazón.

—Entonces, déjeme darle un consejo. Tenga cuidado cuando se meta con gente como ésta — sacudió la cabeza hacia la puerta lateral—. Hoy son aliados, mañana, enemigos. Si les conviene, entregan a la madre a la oposición.

— Pensé que usted era la mano derecha del hombre.

— Y lo soy. Por eso lo conozco tanto. Le debo mucho más de lo que la gente imagina, pero no me trago todos los sapos. Como decía una vieja amiga mía, "El cementerio está lleno de imprescindibles".

— O sea que no voy a tener la información que vine a buscar.

— Es lo más probable.

— ¿Puedo seguir investigando?

— Sí, pero no espere nada de acá. Cuando encuentre al asesino, cosa que no dudo hará, lo más probable es que tenga que usarlo como chivo expiatorio. Si intenta ir más lejos o más arriba, se le van a poner feo.

Era el consejo más crudamente honesto que Martello había recibido en su vida.

— De acuerdo— dijo y se levantó del sillón.

— Sé que no me va a hacer caso— Peralta se levantó también y lo miró a los ojos—.  Hace bien y hace mal.

— ¿Por qué?

— Si yo estuviera en su lugar, también querría ir a fondo. Ahora, ¿usted de verdad cree que el que se mandó la jodita, no está al tanto de su investigación y no tiene pensado pararla de cualquier manera? Mire, lea — le dio una carpeta.

Martello la hojeó y empezó a ponerse colorado, no sabía si de indignación.

— No se ofenda — Peralta lo atajó—. Es habitual que pidamos este tipo de información respecto de cualquier persona que tenga relación con el doctor. Eso incluye las "escapadas"— sonrió sin ganas—. Usted es un buen policía, ya se lo dije. Le tocó una zona de mierda, con personal de tercera categoría, y está sacando las cosas adelante. Al doctor le interesa la policía, quiere trabajar para mejorarla, darle más y mejores hombres, equipamiento y capacitación. No le estoy vendiendo un discurso, es la verdad. Por eso nos esforzamos por conocerlos — señaló con el mentón, la carpeta que Martello todavía sostenía en la mano y siguió hablando.

— Hay gente a la que no le gusta la gente como usted. Lamentablemente, esa gente está más alto que usted y por supuesto, sabe lo que pasa acerca de todos los que están abajo. Y están parados del otro lado de la raya, por ahora. Hasta que ganemos las elecciones. Después se pasan y listo. Pero mientras tanto, a los que no piensan como ellos, les puede ir mal. Tenga cuidado. No queremos perderlo.

Martello le devolvió la carpeta al secretario privado.

— Le agradezco el consejo. Déjele mis saludos al doctor.

Se dieron la mano y el comisario salió al pasillo con regusto amargo en la boca. Le echó la culpa al café. 


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
28/08 | 17:29 Comisario Martello - CAPITULO 12
28/08 | 17:27 Comisario Martello - CAPÍTULO 11
14/08 | 19:26 Comisario Martello - CAPITULO 10
14/08 | 19:25 Comisario Martello - CAPITULO Nº 9


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS