Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 19 de agosto de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Mónica Elisabeth Sacco
La Falda - Argentina
Porteña emigrada al interior, escribo cuentos y novelas policiales por el placer y el desafío intelectual de hacerlo. A caballo de dos siglos, amo la ópera, el ballet, el jazz y el R&B, aunque gracias a mi hija adolescente descubrí a Coldplay y Oasis, entre otros. Leo ciencia-ficción (Clarke, Herbert, Asimov, Sturgeon, LeGuin, Cherryh, Silverberg, Dick, Smith...), policiales (Poe, Camilleri, Hammet, Chandler, Manning, Doyle,Martin, Borges, Bioy Casares...), los viejos y queridos clásicos y hasta las páginas amarillas en caso de emergencia.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Noviembre 2010
Comisario Martello - CAPITULO 19
Comisario Martello - CAPITULO 17
Comisario Martello- CAPITULO 18
Comisario Martello - CAPÍTULO 15
Comisario Martello - CAPITULO 16
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

04/02/11 | 17:03: MONINA dice:
Hola, te felicito por todo lo que expusiste, todo me gustó mucho, me encantaría contar con vos en mi grupo de amigos, es por eso que te invito, puedes promocionarte exponiendo tus poesías o escritos o tus sentimientos o tus sueños, te elegí además por ser de Argentina, me encanta valorar a nuestros poetas argentinos, no escribo pero me gusta leer poesías, reflexiones, frases, cuentos, relatos, textos breves, de todo un poco, por eso si querés formar parte de mi grupo de amigos: “PUNTO DE ENCUENTRO AMIGOS DE BS.AS”, si gustás conocernos, también podés decirle a alguien de tus conocidos o amigos, si quieren ser nuestros amigos y al igual que a vos si quieren mandarnos algo sobre:"El Verano", "Las vacaciones", "La playa", "El mar", "La Amistad", "Los Amigos", "El amor", "Estar enamorada" o que tengan que ver con estos temas y quieran además tener nuevos amigos, tener una linda amistad duradera, fiel e incondicional, si apostás a la Amistad y aceptás comprometerte con ella, te invito a que transites nuestro camino de la Amistad con nosotros a cambio te ofrecemos toda nuestra amistad, estar en las buenas como en las malas, ser una buena compañía a través de mensajes, Chat o en encuentros de grupo en salidas varias, nuestro lema es: “Unirnos por la Amistad” Creemos que es un pequeño y humilde aporte para “La Paz en el Mundo”, dale aceptás? Te estaremos esperando con toda la buena onda y amistad por siempre y yo con los brazos abiertos virtualmente y quizás algún día en persona para darte la bienvenida! Yo soy de Temperley, Buenos Aires, psicopedagoga Coord.Gral.: MONINA Para Suscribirse: puntodeencuentroamigosdebsas-subscribe@gruposyahoo.com.ar
19/09/10 | 10:36: Silvi dice:
¡Me encanta Martello!
19/09/10 | 10:32: Jorge dice:
Muy buena la novela y el reflejo de la sociedad provinciana. ¿Vas a editarla?
Vínculos
Policial Argentino: El altillo de la Novela
Policial Argentino
Meridiana
El secreto de la tercera puerta El secreto de la tercera puerta


En este primer libro -de una saga de cinco- se narra las aventuras de un jovencito, llamado Ferm&... Ampliar

Comprar$ 25.00

Escuchá Radio De Tango

AquellosPoliciales


Cuentos y novelas: clásicos, negros, humorísticos, pero siempre policiales


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

COMISARIO MARTELLO - Capítulo 1



La ciudad es un dibujo de Escher: parece tener tres dimensiones pero es nada más que una ilusión óptica fabricada por la mano de un artista de mente sinuosa. Su atroz realidad está constituída por las dos dimensiones del plano inexorable del que no puede escapar aunque lo intente. Al principio, el ojo disfruta del engaño de sus idas y vueltas y de sus recovecos misteriosos que, uno supone,  evocan historias perdidas; se divierte con las escaleras imposibles que suben y bajan al mismo tiempo, recorridas por transeúntes inmunes a las leyes de la gravedad y sonríe al ver rostros curiosos asomados a ventanas abiertas hacia un universo tergiversado.

La ilusión del dibujo dura hasta dar vuelta la página. La ciudad, en cambio, continúa ahí, impertérrita, estólidamente pertinaz en su tozudez violatoria de las leyes físicas. Calles que no van a ninguna parte, curvas que desembocan en llanos sin caminos, miradores asomados a valles inalcanzables. Juegos de luces y sombras que provocan una falsa sensación de profundidad y vida en las ventanas entreabiertas y en los rostros entrevistos detrás.

Se puede buscar eternamente y no encontrar nada más que la plana cartesianidad de ese universo poblado de seres tan planos y tan atrapados como él mismo en sus trazos despiadados. Porque sólo un demiurgo igualmente despiadado podría haber condenado a seres humanos a esa nada impalpable, que respiran pero no ven, que recorren sin saber que no hay escape posible, en donde creen vivir pero únicamente transcurren como meros borrones, hasta que el dibujante-demiurgo los borre, tache o cambie su génesis con un movimiento del lápiz.

Viven su imitación de vida, ocupados en conocer más de la vida de los demás que de la propia, eternamente asomados a la baranda de una escalera que sube o baja según la perspectiva, espiando a la ventana de arriba — o abajo — , desde donde son espiados sin saberlo. En la ciudad escheriana todos viven ansiando vivir la vida de los otros, creyendo que es distinta y no saben, no pueden saber, que el otro son ellos y ellos son el otro, en la ventana entreabierta y detrás de la puerta entornada, asomados al balcón de otro, que es el propio, disfrazado.

Y creen que se odian, pero las dos dimensiones no son suficientes para albergar un sentimiento tan multidimensional y desequilibrado en su pasión. El odio es tan complejo y tan no-lineal como el amor y por esa misma razón, tampoco aman. El único sentimiento que prueban es un pecado capital. Envidia. Envidian la puerta del otro; la escalera más alta; la casa con más ventanas, la figura mejor dibujada, el trazo mejor definido del otro, sin saber que el otro envidia de ellos el peldaño de la escalera en el que están parados; o el trocito que cielo dibujado que asoma en el ángulo imposible de una ventana abierta a la nada. Conspiran inútilmente para derribar muros, tomar posiciones y emplazar sus máquinas de asalto ante el castillo del de enfrente o abajo y conquistar ese sitial que creen mejor, sin saber que no hay arriba ni abajo, adentro o afuera, mejor o peor.

Yo sí sé. Sé de sus ínfimas maquinaciones estériles, de su mezquindad hacia los otros, que no es más que el reflejo especular de la mezquindad de los otros hacia ellos. Conozco los objetos de sus envidias destructivas, suscedáneas del verdadero deseo. Conozco sus historias pequeñas y sin más sentido que el de vivir para provocar la envidia de los otros, que les dé la sensación de estar vivos. 

Voy a hacer algo por ellos. Tanta obstinación en parecer lo que no se es merece un premio. Cobardes, esperan que una Némesis ineluctable lleve a cabo lo que su sacrosanta envidia anhela, acabando con los que tienen algo más, mejor, más alto, más rico, distinto, porque no tienen el valor de hacerlo con sus propias manos. Envidian lo diferente porque no pueden ser diferentes a lo que son, necios encerrados en sus pobres ejes ortogonales y planos. Tendrán lo que piden desesperadamente. Les daré ese triunfo que no se atreven a alcanzar por miedo al "qué dirán". Los haré felices. Voy a enseñarles el odio.

 

1.

El comisario Hugo O. "Loco" Martello levantó la vista de los papeles que tenía delante para mirar de nuevo al cabo Cáceres. El uniforme de Cáceres estaba a punto de deflagar y en cualquier momento los botones iniciaban un Big-Bang microcósmico a la altura de la barriga macrocósmica del cabo, adquirida a fuerza de pizza, facturas, cerveza y mates asquerosamente dulces para pasar las horas muertas en la Regional.

— Estoy ocupado, Cáceres. Necesito terminar esta puta planificación para el viernes. ¿No pueden ocuparse ustedes? ¡Agarren el móvil y déjenme de joder!

Cáceres, impertérrito como el busto de yeso del Juan Vucetich[1] que adornaba la entrada de la Regional, e ineluctable como el Gotterdamerung,  retrucó con placer casi orgásmico.

— Estamos sin nafta.

Martello puteó al aire y firmó el vale de gastos ajado por el manoseo.

— Pónganle nafta y vayan. Ya.

En la Regional habían aprendido que cuando el "Loco" Martello no gritaba, lo mejor era tomar las salidas de emergencia. Cáceres se ajustó al procedimiento y Martello miró alejarse el culo panorámico de su subalterno, escasamente contenido por el uniforme arrugado, con un suspiro de resignación. Había pedido más personal, mejor calificado, pero la respuesta solía ser una variación de :"Por ahora no podemos asignar más personal a las regionales. Espere hasta la temporada". Como si fuera de temporada no se cometieran delitos, aporreó el escritorio.

La bendita temporada, cuando la ciudad, sus localidades-satélite y el resto de "villas de la Virgen de algo", "ciudades del monte de ahí arriba" y "balnearios de la piedra de más acá" parecían adquirir vida propia y brillaban con brillo de luciérnaga hasta que el último turista se iba, decepcionado por las vacaciones mediocres que acababa de pasar y decidido a no volver por lo menos en veinte años. Menos mal que los turistas suelen tener pésima memoria y vuelven, o quién sabe, odian a algún vecino y le recomiendan el "paraíso escondido" y "la calma reparadora". Si no, ¿de qué vivirían los locales?

Durante la temporada, los intendentes despilfarraban recursos entre recitales gratuitos de grupos de rock que habían conocido épocas de gloria; fulgurantes estrellas del tango devenidas agujeros negros galácticos; exposiciones de artesanías de dudosa procedencia indígena; la fiesta del dulce de membrillo; el festival de jineteada y doma donde desde hace veinte años se doman los mismos garañones, a Dios gracias, porque si te toca un animal nuevo o que no conocés, por ahí tenés tanta mala suerte que te tira mal y... ¡Ah, sí! El evento máximo: la fiesta nacional del folklore con mayúscula, "¡que convoca a gentes de todo el país y del exterior!". Martello dejó la birome y apoyó la frente en la palma de la mano. Sí, gentes de todo el país: borrachos, rateros, ladrones de autos, descuidistas, revendedores de entradas, puesteros de choripan sin autorización ni certificado bromatológico...

El festival es el karma de todas las regionales, el calvario de los agentes de consigna y la úlcera de los comisarios a cargo del operativo. Por lo menos, ahora somos dos, como mínimo. Martello apreciaba su suerte: era de la época de los operativos conjuntos.

Las jambas de la  puerta de su oficina temblaron como en un seísmo cuando Cáceres, el cabo Bustos y un agente nuevo — no se acordó del nombre hasta que lo leyó en el plastiquito de identificación: Alvarez, Marcelino — trataron de entrar todos a la vez, las bocas jadeantes, los ojos desorbitados de tan abiertos y con ese inconfundible olor al sudor que provoca el miedo. Fue el olor lo que alertó a Martello.

— Gaudet...— balbuceó Cáceres y se quedó resollando. Los otros dos estaban mudos.

"Antonio Gaudet, empresario inmobiliario". Así se había presentado cuando Martello había asumido funciones en la regional. Miró a sus subordinados durante cinco segundos y eso le bastó para saber. Se apoyó con ambas manos en el escritorio para levantarse.

— Vamos.

Alvarez Marcelino palideció. Iba a abrir la boca temblorosa cuando Martello lo atajó. Nada de pendejos vomitando en la escena del crimen.

— Quédese, Alvarez. Alguien tiene que atender el teléfono.

— Síseñor.

Nadie habló durante el trayecto. Bustos manejaba con concentración digna de un piloto de rally recorriendo el prime por primera vez. Cáceres, en el asientro trasero, sudaba como un caballo y miraba por las ventanillas como si esperase encontrarse al asesino a la vuelta de cada curva. Martello aprovechó el silencio para "reunir la información interna".  Antonio Gaudet no era del lugar: era un "venido", con todo la ironía y desconfianza que inspiraba el apelativo. Divorciado, emparejado y desemparejado varias veces, era conocido por sus excesivos y públicos agasajos a la agraciada de turno. Agraciada que por lo general era de mediana edad y poseía medios de subsistencia más que suficientes para llevar estilos de vida, si no notables, por lo menos desahogados. Gaudet nunca andaba con chiruzas. Su auto siempre tenía menos de dos años de antigüedad, su cuatro por cuatro era la de más potencia y con las llantas más nuevas, sus carteles de venta de propiedades eran los más llamativos. Gaudet siempre sonreía con sonrisa de ganador, y es que se había propuesto serlo el mismo día en que había llegado a la ciudad, con una valija medio rota y con un solo traje dentro por único capital, pero preparado para llevarse el mundo por delante o morir en el intento. Extraña elección de lugar para vivir y triunfar, la de Gaudet.

"Yo elegí este sitio para hacer de él mi paraíso y lo logré", le había contado a Martello, alardeando de su calidad de "sélfmeidman", pronunciado así, en espanglish, mientras saludaba con deslumbrante efusividad a otros notables de la localidad, durante la asunción de las nuevas autoridades policiales. No había terminado la reunión que ya había armado una comida para la semana siguiente, en uno de los restaurantes más nuevos. "Es superexclusivo y soy muy amigo de la dueña. Yo le vendí la propiedad, la verdad es que le hice hacer un negocio espectacular".  

A nivel de antecedentes policiales — en  pueblos como éste no se salva casi nadie, había filosofado Martello al revisar los ficheros —, Gaudet figuraba como testigo o imputado no procesado en varios casos de esos que la gente bien no comenta en voz alta. Una o dos pachangas terminadas en escándalo lo habían tenido en supuesto rol protagónico, y una ex-belleza local le había hecho juicio por paternidad y se lo había ganado. Del cálculo de la edad del vástago irregularmente habido, surgía que la ex-belleza era menor de edad cuando el empresario la había favorecido con sus atenciones. Las pachangas no hubieran pasado a mayores si los videos filmados durante las mismas no hubieran sido después vistos por los padres de las jovenes starlets del porno. Hubo cárcel para varios "sementales" — muy — mayores de edad. Varias de las entonces menores implicadas, se habían ido a estudiar, o trabajar, o algo, a la capital o a alguna ciudad lo suficientemente alejada como para que sus antecedentes cinematográficos no les opacaran posteriores actuaciones. Algunas de las que se habían quedado, habían iniciado un camino sin regreso en la calle. Martello conocía los prontuarios de las — ya no tan — pendejas y sentía lástima por ellas. Para la causa se habían secuestrado los videos. No se habían encontrado pruebas de la participación de Gaudet.

— Ya llegamos — Cáceres abrió la boca por primera vez desde que salieran de la regional.

El cuerpo estaba atado a un tala retorcido que nacía de la ladera empinada, y levantaba la copa demasiado orgullosa como para pedirle agua al cielo. Unos treinta metros barranca abajo, el auto colgaba de unos arbustos espinosos, emperrados en no desprenderse de las piedras en las que estaban enraizados. 

Martello bajó con cuidado y se acercó al tala con precaución para no clavarse las espinas.  Quien hubiera atado a Gaudet al árbol no había tenido tantos cuidados con su víctima: varias púas oscuras traspasaban la carne y la ropa del muerto. El comisario rodeó el árbol para enfrentarse al cuerpo.

— A la mierda — murmuró, impresionado a su pesar. Respiró profundo para contener el vómito y cuando pudo controlar el reflejo, manoteó el celular para llamar al forense.



[1] Creador del Sistema de Identificación Dactiloscópico


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
25/04/10 | 10:33: Perla Habichayn dice:
Muy bueno, tu cuento, me gusta porque no tiene estilo, ni de EEUU, ni Inglés, es muy local, me parece muy logrado, el clima de ciudad de \"veraneo\", que están por todo el país. Espero, el CapítuloII, abrazos, palestina14
amado1@arnet.com
 
Últimas entradas del mes
28/08 | 17:29 Comisario Martello - CAPITULO 12
28/08 | 17:27 Comisario Martello - CAPÍTULO 11
14/08 | 19:26 Comisario Martello - CAPITULO 10
14/08 | 19:25 Comisario Martello - CAPITULO Nº 9


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS